Ir al contenido principal

Federico Garcia Lorca

                                                    Imagen ampliada  
                                                                       (1898-1936)



Nació el 5 de junio de 1898 en Fuente Vaqueros, Granada, en el seno de una familia acomodada.
Fue un poeta, dramaturgo y prosista español, perteneciente a la Generación del 27. Considerado el poeta de mayor influencia y popularidad  de la literatura española del siglo XX
Fue el mayor de cinco hermanos. De pequeño sufrió una enfermedad y problemas físicos que le impedían correr o jugar con los amigos, se dice no aprendió a andar hasta los 4 años.
En 1909 su familia se traslada a Granada e ingresa en el Colegio del Sagrado Corazón. 
En su adolescencia, se interesó más por la música que por la literatura, de hecho estudió piano con Antonio Segura Mesa y entre sus amigos de la universidad lo conocían más como músico que por escritor novel.
Cursó estudios de bachillerato, Filosofía y LetrasDerecho y Música en su ciudad natal y, entre 1919 y 1928, vivió en la Residencia de Estudiantes, de Madrid donde conoció al pintor Salvador Dalí, al cineasta Luis Buñuel y al poeta Rafael Alberti entre otros. Hace numerosos viajes pero en 1936 vuelve a Granada donde es detenido y fusilado  en Víznar (Granada) por sus ideas liberales.

Obras

Prosa 

Granada. Paraíso cerrado para muchos 
Semana Santa en Granada 

Narraciones

Historia de este gallo 
Degollación del Bautista 
Degollación de los Inocentes 
Suicidio en Alejandría 
Santa Lucia y San Lázaro 
Nadadora sumergida. Pequeño homenaje a un cronista de salones 
Amantes asesinados por una perdiz 
La gallina 

Conferencias

Charla sobre teatro 
Teoría y juego del duende 
Las nanas infantiles 
La imagen poética de Luís de Góngora 

Homenajes

En homenaje a Luis Cernuda 
De mar a mar 

Poesía

Libro de Poemas (1921) 
Poema del cante jondo (1921) 
Primeras canciones (1922) 
Canciones (1921 - 1924) 
Romancero gitano (1924 - 1927) 
Poeta en Nueva York (1929 - 1930) 
Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935) 
Seis poemas gallegos 
Diván del Tamarit (1936) 
Poemas sueltos 
Cantares populares 

Teatro

El maleficio de la mariposa (1919) 
Los títeres de Cachiporra. Tragicomedia de Don Cristobal y la señá Rosita. 
Mariana Pineda (1925) 
Teatro breve (1928): 
La zapatera prodigiosa (1930) 
Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín (1931) 
Retablillo de don Cristobal. Farsa para guiñol (1931) 
Así que pasen cinco años (1931) 
El público (1933) 
Bodas de sangre (1933) 
Yerma (1934) 
Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores (1935) 
La casa de Bernarda Alba (1936) 
Viaje a la luna 

LLUVIA 
La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje. 

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante. 

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe. 

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne. 

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales. 

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre. 

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe. 

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes! 

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres. 

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave. 

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte. 

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje! 

SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR 
Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas. 

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia. 

¿Te querré como entonces
alguna vez? ¿Qué culpa
tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!! 

BALADILLA E LOS TRES RIOS 
El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo. 

¡Ay, amor,
que se fue y no vino! 

El río Guadalquivir
tiene las barbas granates.
Los dos ríos de Granada
uno llanto y otro sangre. 

¡Ay, amor,
que se fue por el aire! 

Para los barcos de vela,
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros. 

¡Ay, amor,
que se fue y no vino! 

Guadalquivir, alta torre
y viento en los naranjales.
Dauro y Genil, torrecillas
muertas sobre los estanques. 

¡Ay, amor,
que se fue por el aire! 

¡Quién dirá que el agua lleva
un fuego fatuo de gritos! 

¡Ay, amor,
que se fue y no vino! 

Lleva azahar, lleva olivas,
Andalucía, a tus mares. 

¡Ay, amor,
que se fue por el aire! 


Romance sonámbulo

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.


Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
ese trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser, con
las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna por
donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento, dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde cama, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.





Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES

*** VIVIENDO EN LA MENTIRA.

¿Cuantas veces nos aferramos a algo de tal forma que cuando eso termina no lo aceptamos.?
Suele pasar muy a menudo, aferrarnos a un pasado que no nos deja descubrir el nuevo presente, que a veces suele estar rodeado de cosas más maravillosas de las que perdimos, pero el camino hacia la realidad tiene un proceso, cuando logramos pasar esa fase, solemos descubrir un nuevo mundo que estaba al alcance de nuestras manos.





"VIVIENDO EN LA MENTIRA."
Hoy tus ojos miran hacia el pasado, tu mente recuerda a un hombre al que aún sigues amando.

*** DÉJAME SOÑAR.

Déjame soñar que tengo tus abrazos que no camino a ciegas abrazando una ilusión.
Déjame sentir que tengo tus besos aunque este maltrecho corazón añore tanto tu cuerpo.
No sé ya si entiendo si me quisiste o te quiero quizás toda la verdad se oculte detrás del silencio.

LLANTO DE AMOR

Lloro. Lloro porque la vida me quitó lo que amaba, lloro porque el amor no era tan dulce como soñaba.
Lloro porque la distancia fue alejando este amor lloro porque su fragancia aún sigue en mi alma.

*** SI MAÑANA

Si mañana decides marchar llévate contigo mis besos y el recuerdo de mis manos acariciando tu cuerpo.
Llévate todas las emociones que despertaste en mí, si decides irte no me las dejes aquí.
Llevatelo todo como un tatuaje por si me añoras por si el dolor te abate.

***Jaime Noguerol (Encuentros Literarios)

Te invito a mi encuentro literario de este post, esta vez hablo de una gran figura de mi tierra, sin duda uno de los personajes más importantes que ha dado esta villa.
Intento humildemente hacer justicia sobre este polifacético ARTISTA y que la gente lo conozca; realmente su obra merece la pena leerla, es entonces cuando te das cuenta de lo importante que ha sido y lo que marcó los años de la famosa movida madrileña. 




JAIME NOGUEROL



Jaime Noguerol (Xaime Noguerol), (Verín, febrero de 1947) es un periodista, letrista musical, poeta y escritor orensano, autor de varios libros individuales y en colaboración.
Actualmente colabora con en el periódico orensano La Región, en el que escribe artículos literarios, de opinión y musicales.

"ADIÓS ETERNO."

El amor llegó hasta el final, ella le decía que un día allí junto al inmenso horizonte tendrían que marchar.
Ninguno quería dejar al otro le daba miedo el tiempo tener que dejarlo todo olvidarse de lo que tuvieron.

RECUERDO INCIERTO

Hoy me he acercado por el lugar del pasado, todo semejaba que estaba helado en un profundo sueño.
He visto las inmensas montañas que un día juntos contemplamos y allí en la cumbre unos recuerdos silenciosos me hablaron.
Me inundaron momentos hermosos a tu lado de corazones que suspiran y de besos desesperados.